¿Por qué crees que mantener la atención del lector es necesario? Esta debería ser la consigna que nos mueva al momento de sentarnos a escribir. Recuerda que los grandes éxitos literarios no lo son por simple casualidad.

Puntos previos a atender para mantener la atención del lector

Redactar es un arte, y no son muchos los que terminan dominándolo, por esa razón debemos ser cuidadosos al momento de escoger el tema. Una vez seleccionado lo que va a protagonizar nuestra redacción, es esencial ubicar las mejores palabras para presentarlo y que impacte desde el principio.

Una vez presentado el tema, debemos cuidar en exceso, todo lo tocante a la sintaxis y la concordancia de género y número. Si en tu redacción deseas dirigirte al lector, una buena forma de hacerlo, es mantener una ilación en el plural de primera persona.

De esta manera participas de tu propia historia y permites que tu lector tenga su cuota de participación, que lo invitará a seguir leyendo. Cuando desarrollamos una técnica propia para mantener la atención del lector, tenemos recorrido gran parte del camino y solo queda implementar ciertos recursos adicionales. Veamos a continuación 10 tips que te ayudarán a mantener la atención de tu lector.

10 TIPS PARA MANTENER LA ATENCIÓN DEL LECTOR

TÍTULO LLAMATIVOQue genere impacto y expectativa, satisfaga alguna necesidad de quien va a leerte. No debe abarcar más de 12 palabras ni 67 caracteres.
AGREGA MISTERIODosifica la información. Esta no debe presentarse de modo rebuscado ni complejo de entender.
HAZ PARTICIPAR A TU LECTORPonlo a pensar mediante preguntas. Emplea con frecuencia estos vocablos: Cómo, cuándo, dónde, por qué, para qué, …
USO DE ABSURDOS Y DISPARATESLas contradicciones o imprevistos generan curiosidad. Estas deben presentarse de modo lógico y claro.
RECAPITULACIONES OCACIONALESEs ideal hacer pequeñas síntesis de lo que ha ocurrido de vez en cuando. Se trata de resumir en pocas palabras lo que se ha desarrollado.
DESCRIBE ESCENAS Y PERSONAS Te permite agregar elementos en una escena y fomenta la imaginación. Esto hace más vívida tu narración.
USA SUBTITULOS LLAMATIVOSEstos deben responder dudas y despertar ansias por aprender. Deben ser concretos, directos y una introducción de lo que viene, de no más de 6 palabras y que estas no sean rebuscadas.
USA VINCULOS  Estos enlaces que indican de donde extraes información aportan autoridad a tu texto y demuestran modestia, además de referir a expertos.
CUIDA TU ESTILOTen y mantén un estilo personal de redacción, sé consciente de que este no debe ofender a determinados grupos de lectores.
NO DESCUIDES LA ORTOGRAFIAUn solo error ortográfico puede manchar gravemente la reputación y de eso depende tener o no, más clientes.  
atención-al-lector

1. Un título llamativo puede mantener la atención del lector

El diseño del título es importante porque puede marcar la diferencia entre conseguir los lectores que deseas o quedarte frustrado. Para ello deberías usar algunas palabras claves. Pues bien, algunos aspectos a tener en cuenta al crear tu título son los siguientes:

  • Debes incluir un término que haga referencia al tema que vas a tratar, y agregarlo de una manera que impacte al momento de ser leído.
  • Debe generar alguna expectativa en el lector, algo que se vuelva interesante y que por supuesto satisfaga alguna necesidad de quien va a leerte.
  • No debe abarcar más de 12 palabras ni 67 caracteres. Algo más allá de eso, puede agotar a simple vista, y no es lo que deseas.

Nunca será demasiado tiempo el que puedas dedicar al diseño del título. Paséate por una pequeña lista de probables títulos, analizándolos en detalle, uno por uno. Agrega o borra palabras, al final descarta ese título si ves que no mejora con los cambios que vas haciendo. De este modo, puedes pasar a otras opciones.

Al iniciarte en el arte de la redacción, puede hacerse cuesta arriba el diseño de un título. Pero con el tiempo, esto será algo que fluirá casi de manera espontánea. Recuerda que desde el mismo título puedes posicionar tu historia, tu post o esas recomendaciones que quieres hacer llegar a muchos.

Muchos escritores crean el título al final de la redacción. Esta es una muy buena idea puesto que ya sabrás con exactitud cuál es la esencia de tu texto y el título fluirá solo.

Un-titulo-llamativo-puede-mantener-la-atencion-del-lector-Redactores Alfa

2. Agrega misterio para mantener la atención del lector

Ofrecer algo de “misterio en gotas”, que podemos ir develando a lo largo de la trama, es un recurso que puede ayudarnos a conseguir que el lector se interese. Recuerda no decirlo todo en una sola página, selecciona con mucho cuidado tus palabras y distribuye esas “gotas de misterios” en todo el texto.

Podemos usar un sinfín de maneras para entregar ese misterio que debe rodear nuestra redacción, y no debe ser nada rebuscado ni complejo de entender. En el caso del marketing digital, por ejemplo, podemos utilizar recursos como este: “No es el único uso que puedes darle a este producto”. Por ejemplo, si redactamos una historia de trading de criptomonedas, podemos preguntar:

“¿Y qué se supone que Marie va a hacer con tantas monedas digitales?” “Marie puede usarlas de muchas formas”, “¿Pero las aceptan en todas partes? ¿dónde?”

Puedes tener la completa certeza de que el lector continuará interesado. Esto, nos da pie para ir lanzando a lo largo de nuestra trama, todo lo que Marie puede adquirir o va adquiriendo a medida que acumula criptomonedas.

Existen diferentes formas que podemos usar para mantener la atención del lector y más allá de eso, lo hacemos partícipe de la trama involucrándose con sus eventuales respuestas.

3. Hazlo participar y podrás mantener la atención del lector

Una forma muy interesante de que nuestros lectores se sientan atraídos por tu texto, es sin duda, hacerlos participar de toda la trama. Sin importar el género literario que desarrolles, lo mejor que puedes hacer es destacarte atrayendo al lector y la mejor forma de hacerlo es involucrándolo. ¿Cómo? Pues, con preguntas.

Cómo, cuándo, dónde, por qué, para qué, son ideales para formular preguntas que, sin dudas responderemos más adelante, pero de momento es el lector quien lo hará. Algunos verbos también sirven para hacer estas preguntas, y nuestro lector buscará respuestas desde su experiencia en el tema. Por ejemplo:

“¿Volverá el criptomercado a registrar una tendencia alcista?”,

“¿Por qué no sube el precio de estas criptomonedas?”, “¿Para qué harías tú esta inversión”?

Y es que mantener la atención del lector no solo es un deseo, sino una obligación. Por lo tanto, hacerlo parte de la trama es una clave que nunca falla y hasta el lector más desprevenido se ve obligado a buscar una respuesta a la duda planteada.

Recuerda que la idea es sembrar en el lector una duda, no necesitas hacer una pregunta directa, basta con formularla de manera correcta y general. No olvides hacer uso de los signos de interrogación y de los acentos en aquellos vocablos que lo requieren en sus formas interrogativas.

4. Uso de absurdos y disparates

Redactar oraciones que luzcan absurdas, en comparación con el texto ya preparado, es un recurso muy utilizado por grandes escritores porque incentiva la curiosidad del lector. No se trata de introducir un disparate porque se te ocurrió y piensas que está bien hacerlo, es un asunto de mantener la atención del lector.

Debes ser lógico, debes planificar en qué parte de tu relato va mejor el absurdo o el disparate que vas a agregar, explicando el porqué de esa contradicción. Sigamos con el ejemplo de Marie, una experta trader de criptomonedas cuyo conocimiento del tema ha quedado claro en la trama ya redactada.

“Pero Marie invirtió en una nueva criptomoneda más de la mitad del contenido de su cartera, sabiendo que esta solo tenía dos días en el mercado”.

Cualquier lector que haya hecho suya la lectura, verá este hecho como algo absurdo o por lo menos contradictorio y su curiosidad lo hará reflexionar.

La oración que se muestra como absurda, solo moverá al lector, y su imaginación comenzará a pasearse por un sinfín de probables razones válidas. No olvides que tienes la obligación de mantener la atención del lector, ya lo dejamos claro, solo es cuestión de revisar tu maletín de recursos.

5. Recapitulaciones ocasionales

Tienes que haber leído textos donde cada cierta cantidad de palabras, el escritor hace pequeñas síntesis de lo que ha ocurrido hasta ese momento. La capacidad de resumir en pocas palabras lo que se ha desarrollado en varias páginas, es algo que debes practicar e implementar en concordancia con la trama descrita.

“Una de las trader mejor preparada del criptomercado, con excelentes relaciones laborales y profesionales, conocedora de la tecnología blockchain, había decidido interactuar con una desconocida que la indujo a error”.

Esta puede ser una sugerencia de síntesis de la trama que viene desarrollándose, y garantiza mantener la atención del lector, puedes ver que en tres líneas sinteticé una historia desarrollada en varias páginas. Recapitular una historia es algo que hará que el lector se ubique una vez más en la historia y le dará un impulso a esta para que continúe desplegándose.

“Luego de saberse timada por otra trader, Marie se sentó a pensar en las acciones y en los siguientes pasos que debía dar, pero sin tener certeza de su futuro inmediato”.

6. Describe escenas y personas

La utilización del recurso descriptivo de escenas y personas siempre va a resultar atractivo para cualquier lector, porque a todos nos gusta “ver la escena y personajes” de un libro.

La descripción en detalle de un paisaje visto desde la ventana de un edificio o de un tren o un avión en marcha, marcan momentos especiales en una historia.

“Marie es una joven venezolana, de 1,70 de estatura, de curvas pronunciadas, larga cabellera color azabache, con un rostro angelical y labios que invitan al pecado”.

“Marie subió al último piso del edificio donde está su oficina de trading, una vez ahí pudo tener una vista más amplia de toda ciudad que se reducía a una postal”.

Tener una perspectiva descrita de una manera hermosa, donde es aceptable abusar de los detalles, hace que el lector se transporte hasta esos lugares y personas. Una descripción te permite agregar elementos en una escena donde antes no los había, y hace que la imaginación vuele sin límites.

Nunca pienses que exageras al momento de hacer una descripción, si es de personas, recuerda que ayudas a visualizar esos protagonistas invisibles al lector. Cuando describes paisajes o locaciones para mantener la atención del lector le permites comprender mucho mejor lo que pudiera estar implícito en una historia.

7. Usa subtítulos para mantener la atención del lector

Desarrollar una redacción con subtítulos llamativos que abran el apetito de tu lector, es un recurso que surte los efectos deseados. Esos subtítulos deben responder dudas que tienen los lectores, deben ir más allá de lo que ellos esperan y despertar sus ansias por aprender.

Cada subtítulo debe ser concreto, directo y una introducción de lo que se viene más adelante, no debería diseñarse con más de 6 palabras ni 35 caracteres, salvo contadas excepciones. No uses palabras rebuscadas, salvo que el tema sea técnico, pero lo ideal es llevar hasta el lector, una idea clara de lo que vas a tratar líneas abajo.

Sugiero de manera muy especial para mantener la atención del lector, subtítulos redactados de forma cercana, para que se sienta agradado e interesado en el tema. Además, debe interesarte a ti, conectar con la gente que busca la información que quieres divulgar, y nada mejor que sentirse cercano a quien escribe.

Tutear en la redacción de los subtítulos, es algo que rompe el hielo con el lector, da una sensación de confianza y se percibe además, como con trato personal. Debes aprovechar ese pequeño espacio del subtítulo para desplegar tus dotes didácticas donde, en pocas palabras, puedas enseñar algo que sea práctico a quien te lee.

8. Usa vínculos

Nadie va a poner en duda la originalidad de tu contenido porque decidas usar vínculos que lleven al lector a una explicación más del tema. Estos enlaces que indican de donde extraes información, son un increíble aporte a cualquier texto que desarrolles y demuestras modestia, además de referir a expertos.

No somos la última palabra de lo que escribimos, hay muchas corrientes y opiniones que pudieran ser contratastadas con la tuya, y eso es positivo. Exponer diferentes ideas que apoyen lo que escribes, sirve para ratificar tu contenido y haces una mezcla de experiencias que los lectores sabrán agradecer.

Recuerda que al final, esos enlaces que agregas en tu texto, solo van a enriquecer las ideas que ya has desarrollado, ilustrando mucho mejor a tus lectores. Además, si usas vínculos refiriendo a páginas de expertos o de autoridad, brindas la oportunidad de que tu texto sea referencia para algunos lectores, por tu profesionalismo.

9. Cuida tu estilo

Cada quien desarrolla un estilo personal de redacción, lo importante es que seas consciente de que tu estilo no ofende a determinados grupos de lectores.

No faltará quien quiera criticar ese estilo que has desarrollado o estás desarrollando, pero es cuestión de ver el lado positivo de cada crítica. Tu estilo de redacción es algo personal, es algo en lo que crees, es algo que cultivas y lo haces crecer mejorándolo cada día.

correcting

10. No descuides la ortografía

Cuidar con rigurosidad tu estilo y ortografía, nunca será exagerado y ayudarás a mantener la atención del lector. Y es que siempre es agradable leer textos escritos de manera correcta.

Poner atención a la ortografía es primordial, y sí, “en pantalla” muchas veces se nos escapa algún gazapo que no logramos advertir ni con la lectura crítica. También ocurre que hemos “maleducado” a nuestros dispositivos electrónicos agregando términos escritos de forma incorrecta, y terminamos escribiéndolos en nuestros textos.

Para estos casos, existen herramientas digitales que nos ayudan a corregir todos los errores que han pasado inadvertidos a nuestro experto ojo, y te invito a usarlas. No te permitas el lujo de publicar textos con errores, porque es tu reputación la que está en juego y de eso depende tener o no, más clientes.

No-descuides-la-ortografia-Redactores Alfa

Conclusiones que ayudan a mantener la atención del lector

Además, escribir de manera correcta, respetando las reglas de ortografía, la redacción, la sintaxis y la concordancia de género y número, demuestra respeto a nuestros lectores. No subestimes el poder de una palabra escrita con errores ortográficos, con ausencia de signos de puntuación, puede ser más costoso de lo que te imaginas.

Ten presente que un punto o una coma pueden marcar la diferencia en una oración, y hasta puedes causar una confrontación por ausencia de uno de estos signos. Preguntar no es lo mismo que afirmar, y aquí un adverbio sin acento es capaz de construir una figura diferente a la que deseamos expresar.

La práctica hace la experiencia y la experiencia hace la diferencia, prepárate para marcar esa diferencia por ser un escritor que sabe mantener la atención del lector.

Preguntas frecuentes

10 claves fáciles e infalibles para mantener la atención del lector.

¿Cómo debe ser el título?

Ese título debe generar alguna expectativa en el lector, algo que se vuelva interesante y que por supuesto satisfaga alguna necesidad de quien va a leerte.

¿Misterio en la redacción?

Recuerda no decirlo todo en una sola página, selecciona con mucho cuidado tus palabras y distribuye esas “gotas de misterios” en todo el texto.

¿Es bueno describir personas?

La utilización del recurso descriptivo de escenas y personas siempre va a resultar atractivo para cualquier lector, porque a todos nos gusta “ver la escena y personajes” de un libro.

Por Ángel Prada