Un redactor formado en el camino. Letras que llegaron sin avisar y que hoy forman parte de su día a día. Escritos que nacieron de un talento que no sabía que tenía y que con el tiempo fue creciendo.  

Francisco Javier Peraza nace un 13 de enero de 1996 en Valencia, Venezuela. Desde pequeño ha sido un apasionado de los deportes, practicando béisbol, fútbol e incluso natación. Todo esto lo ha convertido en una persona de alma competitiva, ambiciosa y con muchas ganas de superarse cada día.  

Sin embargo, una decisión importante lo alejó de los deportes para llevarlo al mundo académico con profundidad. De esta forma es como descubre la escritura, algo que lo acompaña hasta la actualidad. Ahí se dan sus comienzos en Internet, no solo como un redactor, sino también como un amante de la creación de contenido.  

Su sueño de crecimiento es indetenible. Tiene como misión seguir creciendo y mezclar su amor por la escritura, los deportes y la creación de contenido para entretenimiento variado, algo por lo que sigue trabajando y espera conseguirlo muy pronto.  

Primeros años y estudios antes de convertirse en redactor 

Su infancia fue realmente tranquila; consiguió hacer unos pocos amigos en su niñez. Amigos van y vienen en cada uno de los años que va superando, algo que le ha dejado diferentes tipos de enseñanzas y experiencias.  

Desde pequeño Francisco no fue la persona más sociable, más bien era muy callado y solitario. No suele gustarle ser el centro de atracción dentro de una conversación o un grupo de personas. Le provoca gran ansiedad estar rodeado de muchas personas. Sin embargo, esto no lo ha frenado para trabajar en silencio y destacar en distintos niveles de estudios. 

Un redactor en proceso 

Durante su infancia fue un alumno destacado, callado y que lograba alcanzar cada meta que se pusiera en su camino. Todo esto fue formando una persona correcta que disfruta un régimen acelerado de aprendizaje. Es así como llega en la adolescencia a una escuela de régimen semimilitar, donde la intensidad estaba a la orden día.  

No solo seguía un alto nivel de estudios intelectuales, sino que también se esforzaba con gran ímpetu en su formación física. Siempre había una ‘chispa’ en ese Francisco, amante de los deportes, que lo hacía sentir en total comodidad.  

Por otro lado, aunque no era un gran aficionado de la lectura, comenzó a desarrollar sus primeros análisis por esta misma época. Una de sus clases de Castellano estaba llena de análisis a artículos de revista o distintas obras literarias.  

Es aquí donde comenzó a descubrir lo fascinante que puede ser escribir y liberar la imaginación. Fue así como, a los 16 años, abrió un blog de pequeños relatos que alcanzó, en solo un año y medio, más de diez mil visitas con menos de 20 relatos cortos.  

Una decisión difícil de tomar 

Hasta entonces, Francisco se encontraba en una etapa muy cargada, donde sus estudios y el deporte comenzaban a chocar. Sus calificaciones estaban bajando y dentro del plan de estudio que llevaba esto no estaba permitido. La institución y sus padres lo llevaron a escoger entre su carrera deportiva o sus estudios. Así que terminó inclinándose por seguir sus estudios en una de las mejores instituciones. 

A pesar de no continuar practicando deportes, logró mantener su actividad en las redes sociales y diferentes medios, llegando así a descubrir el fascinante mundo digital. Conoció lo que eran los creadores de contenido, entretenimiento y demás elementos que hoy podemos ver en Internet.  

Su lectura se desarrolló a un nivel máximo al descubrir que podía encontrar cualquier cosa en Internet, en las redes sociales o en otros medios digitales.  

Un blog que le abrió las puertas a la escritura 

Este blog fue creciendo poco a poco. Francisco apenas descubría lo que podía hacer con su imaginación. Recibía buenos comentarios tanto de usuarios como de sus compañeros de clase que lo leían por entretenimiento. Esto lo motivaba a seguir y mejorar. Aunque en ese entonces la redacción que tenía no era la mejor, transmitía emociones y sentimientos con mucho ardor. 

Luego de graduarse de la secundaria, tomó un año para trabajar antes de entrar a la universidad. Esto lo tuvo muy desligado de su blog y prácticamente no estaba escribiendo nada en Internet. Solo trabajaba y disfrutaba de algunos cursos relacionados con la carrera que quería estudiar, Fisioterapia.  

Con esto, llega su etapa en la universidad. Fueron cuatro años de relacionarse con muchas personas e intentar mejorar la forma de hacerlo. Su habilidad para poder dialogar con desconocidos mejoró; sin embargo, seguía sintiendo ansiedad y fobia por el contacto social. 

Esto lo llevaba a tener momentos muy solitarios en la universidad en los que buscó refugio en la escritura. Retomó su blog y, para su sorpresa, este le abriría las puertas a un nuevo mundo laboral.  

La llegada del SEO a su vida 

A través de su blog fue contactado por una agencia ecuatoriana que se dedicaba a hacer escritos para blogs, páginas web y distintas empresas. Francisco de primer momento no tenía conocimiento sobre las técnicas SEO necesarias. Jamás se había puesto a pensar en todo el trabajo que hay detrás de las plataformas y de la forma en que se producían los contenidos.  

Al recibir esta oferta laboral jugosa, que además podía realizar desde casa, no pensó mucho para aceptarla. Es así como llega el SEO a su vida, y tiene que aprender a toda velocidad porque cada día llegaba más trabajo.  

Resultó ser una experiencia agradable y llena de aprendizajes, no solo por las técnicas de redacción, sino por los diferentes temas. Como disfrutaba de buscar información, mejoraron sus técnicas de búsqueda, conoció muchas plataformas y los distintos ángulos de la redacción.  

Un poco de periodismo 

Un año duró esta experiencia para la agencia de Ecuador, lo que le dio amplitud para escribir sobre prácticamente cualquier cosa.  

En busca de más cosas por aprender, se postuló como redactor para una revista mexicana. Su contenido mutaría por completo a un nivel más periodístico dentro de una revista digital dedicada a los influencers. Fue una experiencia que recuerda con mucho cariño, ya que aprendió a hacer periodismo sin haberlo estudiado. 

Rodeado de periodistas y personas con estudios, se unió al grupo como uno más, probando sus capacidades. Además, aprendió a tener redacciones de niveles muy altos, conociendo el storytelling, redacciones publicitarias y también desarrollando entrevistas. Conoció diferentes personalidades del mundo de las redes sociales, no solo de México, sino también de Venezuela, Colombia e incluso Argentina. 

Su experiencia en la edición 

Con el paso del tiempo, el nivel fue subiendo y Francisco pasó de redactor de contenido a redactor publicitario. Se encargaba de cada una de las publicidades dentro de la revista, un trabajo más específico y que disfrutó mucho. Luego de un par de meses comienza su aventura como editor de textos.  

Estuvo a cargo de un equipo de 8 periodistas, llegando a editar hasta 16 artículos por día. Era un filtro dentro de la empresa para poder publicar notas impecables y sin ningún tipo de error. Al cabo de un tiempo, llegó a ser editor en jefe, a cargo de 4 editores y casi 20 periodistas.  

Además, aportaba ideas en el cuadro de redes sociales y todo el proceso creativo de la empresa lo ilustró en diferentes temas empresariales. Es así como nace su sueño de tener un periódico deportivo digital en el cual lleva pensando mucho tiempo.  

La llegada a Redactores Alfa 

Con 25 años y mucha experiencia en redacción, decide tomar un nuevo rumbo y llega a Redactores Alfa. Una empresa que lo acogió con los brazos abiertos para darle una experiencia enriquecedora. Ha encontrado un grupo de trabajo en el que se siente tranquilo y motivado a seguir desarrollando nuevos temas.  

Actualmente, ya cuenta con más de mil artículos escritos en poco menos de dos años en la empresa. Esto también lo ha llevado a destacar en distintas oportunidades como redactor del mes y ser uno de los primeros en conseguir más de un millón de palabras escritas. Su motivación por el crecimiento sigue intacta y espera en poco tiempo poder dar un salto mayor.  

Por Francisco Peraza 

Para el equipo de Redactores Alfa, es un gran gusto tener a redactores como Francisco, quien muestra una gran entrega y disposición en aceptar cualquier tarea. Sus ganas de aprender cosas nuevas y superarse cada día son admirables y hacen de él un miembro valioso. 

En sus casi 2 años de actividad con nosotros se ha hecho merecedor de recibir el reconocimiento de “El millón de palabras” que, como su nombre lo dice, premia a los miembros de nuestro equipo cada vez que alcanzan la redacción de esta cantidad de palabras.  

Y es que valoramos y queremos reconocer la fidelidad de los redactores que, como Francisco, se han mantenido a través del tiempo trabajando muy activamente con nosotros. ¡Muchas gracias! 

Redactores Alfa