Desde hace varios años, la lectura Flesch se ha convertido en una referencia para la escritura en la web. Esto se debe a que mide el nivel de legibilidad que tiene un contenido según su redacción. En efecto, escribir para un sitio en línea no es lo mismo que para otros medios, descubre aquí cómo hacerlo de la mejor manera.

La base de todo sitio web es su contenido de valor mediante el cual invita a los internautas a ingresar. Cualquier falla en su redacción impedirá una experiencia deseada por el visitante y acabará por alejarlo. Mantener el interés de los lectores en tus contenidos es un punto clave para el éxito de tu proyecto.

Qué es la lectura Flesch

En 1955 comenzó a popularizarse la lectura Flesch en los Estados Unidos. Fue debido al libro del austríaco Rudolf Franz Flesch, ¿Por qué Johnny no puede leer?, que se extendió esta noción. El débil sistema educativo del país norteamericano encontró en esta redacción una solución para el analfabetismo.

Este método se caracteriza por priorizar textos más sencillos, con oraciones y párrafos cortos que favorezcan la comprensión del mensaje. Hoy en día, su uso se ha extendido a la alfabetización digital, es decir, al modo en que se lee y escribe para la Internet.

La razón de su éxito en la era digital radica en que el texto puede ser leído por grupos más variados. Esto posibilita que personas sin conocimientos previos sean capaces de comprender un tema de interés. Su importancia es clara teniendo en cuenta la diversidad de personas que visitan un mismo sitio a diario.

lectura-Flesch-

Beneficios de la lectura Flesch en tus contenidos

Es casi imposible tener control de quiénes ingresarán a tu página. Por más que tus contenidos se enfoquen a un público específico, debes estar preparado para que todo visitante se lleve algo con su lectura. Además, existen muchos beneficios de aplicar la lectura Flesch a tus contenidos. Algunos son:

  • Alcance a un mayor público
  • Velocidad de lectura
  • Mantener la atención del lector
  • Transmitir con mayor eficiencia el mensaje
  • Economía en la producción de textos

Pero ahí no termina ya que en todo sitio web hay un visitante especial: los bots de rastreo. Estos algoritmos leen tus contenidos de una forma “casi humana”, por lo que debes procurar que puedan analizar tu texto con facilidad. Así, tu página será recomendada a más usuarios por el motor de búsqueda.

¿Qué crees? A ellos les encanta encontrar textos con alto nivel de legibilidad. Priorizan aquellas narraciones simples y claras, que sean recomendables para públicos más variados. Si le gustas a los bots serás premiado con un mayor tráfico para tu sitio.

Escala de legibilidad en la lectura Flesch

Ya nos hemos referido a la legibilidad en la lectura Flesch antes, pero ¿qué es con exactitud? Se trata de una escala o “prueba de Flesch-Kincaid” que mide qué tan fácil es la lectura de un texto. Consiste en rangos numéricos entre 0 y 100 para puntuar una redacción simple o más compleja. Estos son los puntajes:

0-30Demasiado difícil. Lenguaje técnico o para nivel universitario.
31-50Lectura difícil, para entendidos en el tema.
51-60Complejo. Requerirá tiempo de interpretación.
61-70Llano, para estudiantes promedio de entre 13 y 15 años.
71-80Simple. Entendible por la mayoría del público.
81-90Fácil, lenguaje coloquial y ameno.
91-100Muy fácil, comprensible hasta para un niño de 11 años.

Esta escala estima qué tan compleja será la lectura de acuerdo con una ecuación matemática basada en palabras y oraciones. Es ideal que tu texto tenga como mínimo 60 puntos. Los factores que toma en consideración para calcularlo son:

  • Promedio de cantidad de palabras por oración.
  • Promedio de sílabas por palabra.

Si bien no entran en el cálculo, también tendrá relevancia la cantidad de líneas por párrafo y la estructura de las frases. Lo recomendable es que un texto no supere el rango entre 60 y 100 en la escala. De todas formas, puede ajustarse acorde al público meta que se proyecte en el sitio.

Cómo aumentar la legibilidad en la redacción

Conociendo las ventajas de priorizar una lectura Flesch en tus contenidos, es hora de optimizar la redacción. En la web, la manera en que estructures tus textos será determinante para captar visitantes. Para esto, existen factores que pueden colaborar con una mejor legibilidad siempre que cuidemos su aplicación.

El punto inicial no puede ser otro que la comprensión plena del tema a tratar. De esta manera, el redactor será capaz de dar forma clara y simple al texto, sin perder calidad en el contenido. Escribir de forma legible no significa reducir los temas ni tratarlos con falta de cuidado. Ambas cosas son igual de necesarias.

Una vez que la temática está definida y se ha conseguido la información necesaria, será el momento de “moldear” esa redacción. Ten por seguro que una estructura más simple facilitará la comunicación, sea cual sea la índole del contenido que quieras transmitir.

Ponlo en palabras más simples

Las palabras son nuestras unidades básicas de sentido. Cuanto más simples sean, más fácil es capturar el mensaje. Si bien, tratar cuestiones de interés implica utilizar vocabulario específico, no debemos abusar de él. En su defecto, aclarar los significados de estos términos en otros más sencillos podrá facilitar la lectura.

Aquí es donde las keywords cobran vital importancia. Si conoces las palabras clave de tu tema, tienes una carta ganadora. Estas palabras se relacionan con los términos más conocidos y buscados en torno al mismo. Por esto, te orientan en una redacción que aporte claridad y contenga términos específicos en el área.

Lo ideal es que tus palabras sean lo más cortas posible. Una palabra muy larga será más difícil de leer, siempre que pueda reemplazarse por otra más corta, es prudente hacerlo. Sin embargo, si una palabra es menos conocida o muy compleja en su significado, es mejor evitarla por más que sea de pocas sílabas.

Dilo con oraciones más cortas

Tan importante como utilizar palabras cortas, es hacer lo mismo con las oraciones. Una oración por demás larga lleva a confusión, por lo que es recomendable que no supere las 25 palabras. Si no fuera posible resumir su contenido, es mejor organizarlo en dos oraciones independientes.

Asimismo, en relación con las oraciones es crucial que su sintaxis sea lo más simple posible. El uso de estructuras complejas lleva a errores de cohesión y termina por cambiar los sentidos deseados. En la web es vital priorizar la transmisión efectiva del mensaje, por eso te recomendamos evitar estos puntos:

  • Las oraciones subordinadas
  • Alternar sujeto y predicado
  • Voz pasiva
  • Exceso de acotaciones
  • Falta de conectores y marcadores discursivos

Una herramienta que puede utilizarse en pos de aumentar la claridad en las oraciones es la letra negrita. Enfatizar los puntos principales del tema es útil para orientar al lector y mantener su atención en ciertos momentos del texto. Ten en cuenta que hacer un correcto uso de las negritas implica no saturar la redacción.

Mantén una estructura clara

Por último, pero no menos valioso, un texto legible debe tener una estructura clara que airee y organice la lectura. En los comienzos de la escritura, los textos no tenían ningún tipo de división, ni siquiera entre palabras. ¿Te lo imaginas? Por suerte, esto ha cambiado y hoy podemos darle mejor forma a los contenidos.

Los signos de puntuación, por ejemplo, ayudan a que el texto tenga pausas y que los sentidos no se confundan. Pero no es todo. Una buena estructura implica mucho más que eso:

  • Los títulos y subtítulos organizan los momentos de la lectura y la jerarquía temática.
  • Las viñetas contribuyen a presentar de forma clara los ítems que pertenecen a un mismo grupo.
  • Los elementos visuales como imágenes o gráficos aportan información de rápida asimilación.
  • El interlineado ayuda a una visualización no saturada del cuerpo del texto.

Incluir en tus redacciones estos elementos hará la lectura más simple desde el primer impacto visual. Nadie quiere leer un texto plano y sin orden. Si cuidas la estructura, lograrás atraer al lector y mantener su interés hasta el final de tu contenido.

lectura-Flesch

Cómo influye la legibilidad en SEO

Como te adelantamos, un nivel alto de legibilidad es beneficioso para el posicionamiento SEO. Los algoritmos de rastreo de los motores de búsqueda se han vuelto cada vez más “humanos”. Ellos leen tus contenidos para interpretarlos e indexarlos en las bases de datos. Darles lo que les gusta es la mejor estrategia.

La lectura Flesch asegura permanencia en el sitio por parte de los visitantes bots y humanos. Mantener la atención de los lectores en tu contenido te asegurará que vuelvan por más y que te recomienden con otros. A la larga, tu sitio tendrá más posibilidades de aumentar su autoridad y convertirse en un referente.

¿Cómo conocer el nivel de legibilidad en mi redacción?

Existen varios sitios que ofrecen el servicio de puntuación Flesch. Sin embargo, te significa un costo que puedes ahorrar si cuidas los puntos que te presentamos. Analiza tus contenidos para estimar el nivel de legibilidad que tienen antes de cargarlos a tu sitio. Presta especial atención a los siguientes detalles:

  • Oraciones que no superen las 25 palabras.
  • Reemplazar palabras muy largas o complejas.
  • Añadir subtítulos siempre que sea necesario para organizar los temas.
  • Simplificar frases que hayan quedado muy rebuscadas.
  • Agrega viñetas que aireen la narración.

Si tu texto cumple estos requisitos, ten por seguro que estarás dentro del rango recomendado por la lectura Flesch para una buena legibilidad.

Por qué acudir a profesionales por una lectura Flesch

Toma en cuenta que un contenido escrito por profesionales en redacción SEO te garantizará la calidad que tu sitio necesita. Recuerda que ofrecer contenidos amigables para tus visitantes está al alcance de tu sitio al contratar nuestros servicios.

En Redactores Alfa conocemos bien cómo crear textos que cumplen con los requisitos para una buena legibilidad. Nuestros contenidos se presentan con oraciones y párrafos cortos que favorecen la comprensión del mensaje.

Asimismo, te brindamos las herramientas si deseas hacerlo tú mismo con estos consejos. Comienza a implementarlos y verás los resultados en el alcance de tus páginas y en el posicionamiento de tu web.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la lectura Flesch?

Es un índice que estima la facilidad de lectura de un texto. Se aplica de forma especial a los contenidos en línea en la era digital. Cuanto más rápida y eficiente sea su lectura, mejor será su puntuación.

¿Cómo aumentar la legibilidad?

Puedes aumentar la legibilidad en tus contenidos si cuidas la extensión de tus oraciones y párrafos, la simplicidad de palabras y la estructura del texto.

¿Qué impacto tiene la legibilidad en el posicionamiento?

La legibilidad condiciona la forma en que los motores de búsqueda indexan los contenidos y los recomiendan por sobre otros. Si quieres que el buscador te premie con buena visibilidad, dale una redacción simple de leer y analizar.

Por Bettina Trillaud